Xiaomi Mi5 – Review

Uno de los grandes dispositivos presentados en el Mobile World Congress de este 2016 ha sido el Xiaomi Mi5. La empresa china, una de las más exitosas en el mercado asiático por sus dispositivos con características de alta gama a precios medios o bajos, ha apostado fuerte con este Mi5 para poder afianzarse en un mercado muy difícil para ellos, el europeo y norteamericano, donde las grandes empresas como Samsung y Apple están muy arraigadas, controlando la mayoría de las ventas y las nuevas compañías causan cierta desconfianza.

La gran versión Pro

El Mi5 viene en dos versiones, la Pro y la general. No existe diferencia en relación a los países de venta sino que únicamente encontramos diferencias a nivel interno.

La versión general viene equipada con un Sanpdragon 820 de Qualcomm, con dos Dual-core de 1.8 y 1.6 GHz respectivamente y complementados con una GPU Adreno 530. Tiene una memoria RAM de 3 GB y una memoria interna que viene en dos versiones, una de 32 GB y otra de 64 GB que no son ampliables mediante tarjeta SD.

Si nos fijamos en la versión Pro, tenemos también un Snapdragon 820 de Qualcomm, formado por dos Dual-core pero a frecuencias diferentes, en este caso a 2.15 y 1.6 GHz respectivamente pero igualmente complementadas con una GPU Adreno 530. En esta versión la memoria RAM aumenta hasta los 4 GB y la memoria interna está disponible en una única opción que es de 128 GB y que, de la misma forma que en la versión general, no se puede ampliar con tarjetas SD ya que este terminal no dispone de ranura para estas.

Más superfície útil

La pantalla del Mi5 es una LCD de 5.15 pulgadas y tiene una resolución Full HD de 1980 x 1080 píxeles lo que nos da una relación de 441 píxeles por pulgada. El vidrio usado para ésta es el Corning Gorilla Glass 4 uno de los más resistentes del mercado y el usado también por Samsung y LG en sus últimos modelos. Si nos fijamos en la relación cuerpo-pantalla del Mi5 es del 73.1%, casi un 1% más que su antecesor, que era del 72.3%, esto significa que la superficie útil de la pantalla ocupa más, aprovechando mejor las dimensiones de éste.

Las cámaras, un punto fuerte

Xiaomi hace una apuesta muy fuerte en las cámaras de su nuevo smartphone, dotándolo de 16 MP en la cámara trasera con una apertura f/2.0 y estabilización óptica de imagen mediante 4 ejes, lo que hace que las lentes del dispositivo se puedan mover a la vez que éste, reduciendo de forma clara la borrosidad de las fotografías y suavizando los movimientos bruscos de los vídeos. El Mi5 graba en 4K (2160p) a 30 fps y en Full HD (1080p) también a 30 fps, está también la posibilidad de grabar en Slow-motion a 120 fps en HD (720p). En la parte trasera han equipado el dispositivo con un flash dual con dos tonalidades, una blanca y otra más amarillenta para mejorar la verosimilitud de los colores al usarlo. La cámara frontal también mejora, la empresa china introduce en sus dispositivos los Ultra-píxeles y lo hace con una cámara de 4 MP que garantizan gran calidad.

Carga a gran velocidad

El Mi5 tiene una batería de 3000 mAh, una cifra un poco inferior a la de su antecesor pero con la que la compañía garantiza mejor rendimiento gracias a las mejoras en la unión entre hardware y software que ha potenciado la empresa china en ésta última versión. Como en ocasiones anteriores de la misma compañía, la batería no es extraíble pero viene con Quick Charge 3.0 que permite cargar en tan sólo 30 minutos hasta un 83% de la batería, una cifra muy superior a la que garantizaba la versión anterior de este dispositivo y a la que garantizan actualmente otros fabricantes.

Android personalizado

Con el Mi5, Xiaomi sigue apostando fuerte por Android y lo hace, como de costumbre con una capa de personalización propia la MIUI. En este caso será MIUI 7 y aunque con el Mi4 ya existía una séptima versión muy parecida a Lollipop, esta versión está basada en Marshmallow (6.0.1) y tendrá ciertas diferencias en el diseño con respecto a la versión original distribuida por Google.

Diseño poco innovador pero resultón

Una de las principales acusaciones a las que siempre se tiene que enfrontar esta empresa china es la de imitadores o plagiadores. Los casos más usuales han sido por parentescos con Apple pero esta vez se les acusa de gran similitud con el también nuevo y también presentado en el MWC, el Samsung Galaxy S7. Y se hace sobretodo por tener, tanto la parte delantera como la trasera, cristal (Corning Gorilla Glass 4) ligeramente curvado hacia los bordes metálicos, en el caso del Mi5 biselados.

Este dispositivo tiene los botones de encendido/apagado y los controles de volumen en la parte derecha del terminal y a diferencia de su antecesor tiene un botón “home” físico, con un lector de huellas dactilares, este sí, al estilo Samsung. La cámara trasera está situada en la parte superior izquierda del dispositivo y no sobresale con respecto al resto del cuerpo del Mi5. Las medidas del dispositivo son 144.6 x 69.2 x 7.3 mm con un peso de 129 gramos y está disponible en blanco, negro, dorado y rosa.

La gran apuesta china

El Mi5 ha salido al mercado casi dos años más tarde que su antecesor el Mi4 y esto le ha garantizado una notable mejora en lo que se refiere a prestaciones. Uno de los principales atractivos con los que juega la compañía china es el precio, siendo este mucho más bajo que el de otras marcas que ofrecen unas características muy parecidas a las de éste, pero a unos precios que muchas veces se suelen acercar al doble. Un dispositivo que por primera vez introduce, como hemos mencionado, un lector de huellas dactilares y que ha hecho una fuerte apuesta por una cámara de calidad y que pueda garantizar resultados notables.

Xiaomi Redmi Note 3

Xiaomi Redmi Note 3 – Review

Xiaomi Mi Note 2

Xiaomi Mi Note 2 – Review